30 de desembre 2011

LA QUE SE AVECINA


Para la derecha española ostentar el poder es un hecho natural y los gobiernos de izquierdas no dejan de ser una anécdota. Por eso ahora, con una más que holgada mayoría absoluta, es el momento de reordenar el Estado y volver a la “normalidad” que los socialistas subvierten cuando gobiernan. Ya en el debate de investidura celebrado el pasado 19 de diciembre, Rajoy anunció que en los próximos tres meses acometería un ambicioso plan de reformas. De ese modo, informaba de reformas en el ámbito laboral, fiscal, políticas educativas y, también, en el campo de la justicia. Pero es que además de estas modificaciones que parece serán el eje vertebrador de la política del nuevo ejecutivo, una mayoría absoluta y cuatro años dan para mucho. Tal vez por eso los halcones y, también, algunos acólitos del PP ya han lanzado, urbi et orbe, sus ideas de qué y como se ha de reformar.
Así, por ejemplo, el euro diputado Alex Vidal-Quadras, en un artículo publicado en La Gaceta, decía que “varías serán las piedras de toque en los primeros cien días de la mayoría absoluta del PP que marcarán enseguida la tónica de los nuevos tiempos. La derogación de las leyes del aborto y del matrimonio homosexual, la supresión del Impuesto de Patrimonio recientemente resucitado, la descentralización de los convenios colectivos, la implantación de un contrato de trabajo único, la aprobación de medidas legislativas que permitan al Gobierno central controlar el gasto autonómico y la ilegalización de Bildu indicarán el nivel de compromiso y decisión para poner a España en la senda de la recuperación”.
Vidal-Quadras ha puesto sobre la mesa, de una sola tacada, un puñado de exigencias que le están lloviendo a Rajoy desde antes de tomar posesión. Pero es que, además, en todo ese paquete legislativo, hay dos leyes, aborto y matrimonio homosexual que el PP llevó al Tribunal Constitucional. Desde Moncloa ya se ha dicho que la ley del aborto cambiará para “preservar el derecho a la vida”. Lo mismo sucederá con la ley de salud Sexual y Reproductiva de 2010. En esta ocasión será “para garantizar la situación de los menores”.
Por otra parte, la clase empresarial lleva tiempo esperando la reforma laboral. Una reforma que el PSOE solo hizo a medias. En cambio ahora, con la actual situación económica y la derecha gobernando, los empresarios ven llegado el momento de realizar la reforma que según ellos conviene. En esencia se trata de traspasar sin tapujos las líneas rojas de la contratación laboral que hasta ahora, mal que bien, se habían respetado. Para saber por donde pueden ir los tiros en la materia, basta con releer las declaraciones del empresario hostelero Arturo Fernández, gran amigo de Esperanza Aguirre, que es partidario de una “reforma brutal”
Por lo que respecta a los sindicatos, si el Presidente atiende la propuesta formulada, también, en La Gaceta por el senador del PP Juan Van-Halen y coreada por los editorialistas del periódico la cosa está clara, “hay que acabar con ellos”. Sostiene Van-Halen que, “a primeros de los ochenta Margaret Tatcher planteó un pulso de renovación profunda al sindicalismo británico; y lo ganó. Los sindicatos no pueden seguir siendo una especie de ministerio externo en Gobiernos de izquierdas y de palancas de agitación cuando gobiernan otros. Ya sabe Rajoy lo que debe hacer”. Los editorialistas del mencionado periódico no se quedan a la zaga y escriben que “confiemos en que Rajoy posea el aplomo suficiente para plantarles cara a los socialistas, sindicatos e indignados y para, en definitiva, detener la helenificación de España”.
Otro tanto podríamos decir de la “imprescindible” reforma educativa, con la eliminación de la asignatura EpC (Educación para la Ciudadanía). Tampoco faltan los opinadores que quieren saber “toda la verdad” sobre el 11 M. Pero sin duda donde el nuevo ejecutivo deberá caminar entre dos aguas es en el tema del fin de ETA. Más pronto que tarde el Ejecutivo deberá tomar importantes decisiones sobre la política de prisiones. Habrá que decidir como se van a gestionar los beneficios penitenciarios. Si se continúa con la dispersión o se llevan a cabo traslados a Euskadi y Navarra. Y si se opta por esa vía habrá que decidir si los acercamientos son selectivos o generalizados. Que nadie dude que esas decisiones influirán, y mucho, en el futuro acomodo del pueblo vasco en el conjunto de España.
Con la que se avecina, más de 30 años después, siguen teniendo plena vigencia aquellas palabras de Alfonso Guerra de; “Vamos a dejar España que no la va a reconocer ni la madre que la parió”. El problema es que ahora el cambio lo va a hacer la derecha.

Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona 29/12/11

27 de desembre 2011

UN NOU PSC PER A UN NOU TEMPS


Després d'un Congrés que ha estat gairebé modèlic, ha arribat el moment d’analitzar la situació que s’ha creat amb l’elecció de Pere Navarro com a Primer Secretari del PSC. D’entrada, val a dir que cal donar-li a ell i el seu equip un marge de confiança per a que aterrin i vegin des de la situació privilegiada que ocupen –l’executiva del partit- quin és l’estat de la qüestió. Estic convençut que en Pere i el seu equip sabran copsa la situació i prendre, en cada moment, la iniciativa més adient per cada cas i cada cosa.
Per començar haurien de passar full i deixar enrere els debats identitaris, això no els portarà en lloc i nomes els donarà disgustos. Com diu un amic meu, “si el nou PSC pretén ser més nacionalista que Convergència fracassarà estrepitosament i se seguirà allunyant de la majoria social de les seves bases. Si, per contra, es converteix en una formació espanyolista, li seguirà doblegant la mà el Partit Popular, que de pàtries amb destí universal sap més que ningú”. Estic molt d’acord amb el meu amic. El PSC és per sobra de tot un partit de classe i per això, el nou equip dirigent ha fer tot el possible per a retrobar-se amb la seva raó de ser; és a dir, les polítiques socials, la justícia, el catalanisme i el federalisme, deixant a un costat els succedanis, que gens li ajuden a l'hora de mostrar-se com és davant el seu electorat, al qual confonen amb tant canvi.
Més enllà d’aquests qüestions que semblen bàsiques a la política catalana, a can PSC, farien bé, com a tota la socialdemocràcia europea, en repensar com es connecta amb la joventut i com es refà un discurs ideològic no dogmàtic però engrescador que lligui amb les noves realitats socials d’un món post industrial i globalitzat. I en aquest terreny només es pot avançar amb una aposta inequívoca pels drets de les minories, per un laïcisme que fomenti la responsabilitat individual i social, per una aposta de veritat pel creixement sostenible i l’ecologia, per la solidaritat Inter generacional i planetària, per una actitud exigent però oberta amb la immigració, per la promoció dels emprenedors, tant si es tracta d’empreses o treballadors. A l’hora, s’ha de pensar quina Europa vol l’esquerra, perquè, si persisteix la deriva neoliberal actual, els problemes ja són aquí i això només ha fet que començar.
En clau interna, el PSC ha de fer el camí que estan fent molts partits socialdemòcrata europeus, aprofundir en la democràcia interna, sobre la qual hi ha molt per fer. Els temps estan canviant –com diu la cançó de Bob Dylan- i la gent ja no té prou amb un delegat que el substitueixi a l'hora de triar als seus líders. Els militants volen –i tenen tot el dret- un contacte directe amb el seu diputat o amb el seu regidor, perquè aquest tingui clar quins són els seus problemes i les seves il•lusions. En aquest sentit, la família socialista francesa està realitzant un treball molt elogiable, que bé podria a Navarro i la seva executiva servir com a exemple a seguir.
Va fer bé Navarro, en la cloenda del Congrés, estenent la ma al Govern Mas, però amb això no n’hi ha prou. Ara, el més urgent és que la nova executiva dels socialistes catalans s’afanyi en esbrinar quina política econòmica ha d'aplicar-se i, sobretot, quina és l'alternativa a aquesta dictadura del parquet i del món financer que estan patint les classes populars i treballadores. En aquests moments i, degut a la crisi que ens esta assetjant, és el gran repte pendent. Calen propostes clares i alternatives creïbles a les polítiques neoliberals que s’estan fent a Catalunya i a tot arreu.
La societat necessita un partit socialista fort i centrat, i aquest és el repte dels seus nous dirigents. Encara que no ens acabem de adonar estem vivint un nou temps i per això, i no és casualitat, d’aquest darrer congrés va sortir un nou PSC.

Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies.com

CONGRESO DE CAMBIOS


En menos de un año el PSC ha pasado de ser una de las fuerzas políticas con mayor representación institucional de Europa a ser un partido desorientado y con un futuro inmediato, en principio, poco halagüeño. Y eso es así porque ha sufrido severas derrotas en los tres últimas elecciones, autonómicas, municipales y generales.
Con este panorama de fondo, este pasado fin de semana el PSC ha celebrado su decimosegundo congreso. Quizás el más importante desde el de la fundación del partido en 1978. Ha sido un cónclave de fin de etapa, donde los delegados primero han licenciado al equipo de dirección capitaneado por Montilla y después han escogido un nuevo equipo con Pere Navarro a la cabeza. Éste, a su vez, se ha rodeado de un grupo de alcaldes y jóvenes colaboradores, procedentes de diversas sensibilidades, dispuestos a dar la batalla. Los socialistas catalanes sabían que lo primero era cortar la hemorragia de votos para salir de la “UCI ideológica” en la que están recluidos tras los sucesivos fracasos electorales. Se trataba, también, de rearmarse psicológicamente para la travesía del desierto. Y se ha hecho. Asimismo, aprobaron la propuesta de convocar elecciones primarias abiertas a la ciudadanía para escoger el candidato a President de la Generalitat, a las alcaldías más importantes y, en su momento, el cabeza de cartel en las legislativas. Esta iniciativa, junto a otras, les debería reconectar con la sociedad. Ha sido una cascada de ideas para recuperar la confianza de la ciudadanía que les ha ido olvidando, desde 2003, de manera paulatina pero continuada.
Navarro cerró el Congreso de forma brillante, tendiendo la mano a Artur Mas para hacer las reformas necesarias, con la condición de que el Estado del bienestar no resulte afectado. Está claro que el PSC ha hecho y hará cambios importantes. Ojalá todos sean para bien y, sobre todo, esperemos que éste haya sido el Congreso del cambio.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 21/12/11

18 de desembre 2011

LA SANIDAD COMO DERECHO


El actual sistema sanitario catalán hunde sus raíces en el plan diseñado, en la época de la ya lejana transición, por Ramón Espasa, entonces Conseller de Sanidad bajo el mandato del President Tarradellas. Más tarde, con la Ley General Sanitaria de 1986, del malogrado Ernest Lluch, la prestación no tan solo se consolidó en toda España sino que devino universal.
Según la práctica totalidad de expertos consultados, en Cataluña gozamos de uno de los cinco mejores servicios de salud el mundo. Una prestación que en el año 2010 supuso para las arcas de la Generalitat un gasto de 1371 euros por persona. Es decir, menos del 6% del PIB, mucho menos que la media de la Europa de los 15 y muchísimo menos que el 17% del PIB que gastan en USA. Y dicho sea de paso, en EEUU con mucha menos calidad y sin ser un servicio universal.
Cuando, en 2003, la izquierda llegó al poder, el déficit sanitario catalán superaba los 2100 millones de euros. Quizás por eso, en más de una ocasión los gobiernos anteriores habían dejado de pagar nóminas durante meses. Y, aunque sólo sea a modo de ejemplo, conviene recordar que el antiguo Hospital de Sant Pau arrastraba un déficit de inversión y gasto corriente de más de 400 millones de euros.
La población ha crecido en Cataluña, en los últimos 15 años, más de 1,5 millones de personas, por ese motivo, entre muchos otros, el anterior gobierno realizó y puso en marcha un plan de inversiones sanitarias, para el período 2004-2015. La finalidad del mismo es renovar y/o reformar aquellos equipamientos que hayan podido quedar obsoletos y así poder dar respuesta adecuada a las necesidades sanitarias de la sociedad actual. Para ello, es necesario invertir en infraestructuras el 3% del presupuesto anual. De esa forma. Barcelona, el Baix Llobregat, el Vallés Oriental y el Occidental llegarán a tener las instalaciones que en el ámbito de la salud les corresponden y donde, casualmente, los gobiernos nacionalistas menos porcentualmente habían invertido.
Pero es que además los gobiernos de izquierda utilizando las TIC introdujeron reformas que sin menoscabar la calidad del servicio lo han hecho más viable. La receta electrónica, el historial electrónico o la tele medicina son algunos ejemplos. Por otra parte, en 2010 se pactó bajar el salario de los profesionales y el precio de determinados productos sanitarios, pero sin afectar la calidad del servicio.
No deberíamos perder de vista que nuestro sistema sanitario, además de todo lo explicado, genera una importante economía productiva. Un 7%, aproximadamente de los puestos de trabajo que hay en Cataluña, están en la sanidad, de los cuales más del 60% son universitarios, frente al 30% en otros sectores de la economía.
Pues bien, todo esto, está en riesgo de extinción desde que los nacionalista catalanes llegaron al poder y Artur Mas nombró a Boi Ruiz Conseller de sanidad.
Este señor, que es médico de profesión y ha sido sucesivamente director general y presidente de la Unió Catalana d’Hospitals, ha recortado en le primer año de mandato 1.000 millones de euros del presupuesto. Simultáneamente, ha demostrado ser un auténtico especialista en lanzar perlas para caldear el ambiente, como aquella de que “la salud es un bien privado que no depende del Estado”. O también que “no hay un derecho a la salud porque ésta depende del código genético”. Asimismo, recomendó a los ciudadanos hacerse de una mutua ya que “afortunadamente el 26% de los catalanes ya lo son”. Tampoco se quedó corto cuando anunció un “ticket moderador” para frenar el consumo abusivo –según él- de medicamentos; es decir, en román paladino eso significa copago encubierto
En definitiva, ésta es muy en síntesis la situación del sistema sanitario catalán. Un sistema que es referencia en otras latitudes y que ahora empieza a estar seriamente amenazado por la deriva de un gobierno que nacionalista o no tiene una clarísima tendencia neoliberal. Un gobierno que, a día de hoy, ha sido incapaz de generar ilusión y confianza en la ciudadanía. Que después de un año no ha creado un marco adecuado para relanzar la actividad económica. En cambio, no ha dudado en pedir esfuerzos a las clases medias y a los más desfavorecidos mientras suprime impuestos a una élite selecta. El estilo de hacer recuerda la peor época de Margaret Thatcher.
Nos ha costado mucho llegar hasta aquí y la cohesión social, que es el valor más preciado que tenemos, empieza a estar seriamente amenazada en Cataluña. La sanidad es un derecho y como tal lo debemos defender. Y mucho me temo que, si no lo hacemos hoy, lo lamentaremos mañana.

Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona 15/12/11

SOSPITES A CATALUNYA CAIXA



Segons informa el sindicat majoritari del sector de la banca SEC, La direcció de Catalunya Caixa es nega a oferir les dades sobre el salari dels seus dos principals directius, Adolf Todó i Jaume Masana, que podrien arribar als 3,5 milions d'euros conjunts, la qual cosa ha provocat que els treballadors de l'entitat se sentin molt "indignats".

El diari La Gaceta ha publicat que Adolf Todó, Director General de Catalunya Caixa, i Jaume Masana, Director Adjunt, tenen un sou base de 800.000 i 600.000 euros que es pot arribar a duplicar amb un "bonus", al que cal sumar un altre de periodicitat bianual, la qual cosa en total es tradueix en uns ingressos anuals de 2 i 1,5 milions respectivament.

Davant aquestes dades, els representants del SEC van demanar explicacions a la Caixa, però, segons ha declarat el representant del Sindicat (SEC) en el Consell d'Administració de l'entitat, Jordi Campins," diuen que no tenen res a dir".

A més d'aquests salaris, cal tenir en compte també les escandaloses pensions garantides –en el cas de Todó es xifra en el 90% del seu sou- i els blindatges de tots dos directius. El que és més sorprenent de aquest “affaire” és que l'última pujada salarial de tots dos directius s'aprovés "dos dies abans que se signés l'Expedient de Regulació i que s'aprovessin les ajudes del FROB", que no permet que els directius de les caixes intervingudes es pugin el sou.

Per altra banda, Raquel Puig, portaveu del mateix sindicat, sosté que l'última estratègia de la cúpula de la caixa per negar la informació és aprofitar que la intervenció del FROB ha suposat la creació d'un banc que té un consell d'administració separat del de la caixa, en el qual no estan representats els treballadors, per escudar-se en ell, doncs Todó ocupa el càrrec de president executiu i Masana el de conseller delegat.

Els sindicalistes, amb tota la raó del món, volen saber si allò que ha publicat La Gaceta és cert o no. Campins entén que alguna veracitat tindran quan l'entitat no les ha "negat ni han presentat una denúncia". L'objectiu del Sindicat d'Estalvi de Catalunya és insistir en la petició de les quantitats fins que "si aconseguim que els caigui la cara de vergonya, ho acabin explicant", afegeix Campins.

Des del SEC s'afegeix que davant la negativa de Caixa Catalunya a publicar aquestes dades, "qui té la responsabilitat i ho podria obtenir és el Banc d'Espanya i la Generalitat, que són els que tenen competències".

En aquest sentit, Campins assenyala que li va demanar una entrevista al Conseller d'Economia, Andrés Mas-Colell, qui els va contestar un mes després assenyalant que està molt ocupat i no disposa de temps per rebre'ls. Potser si, és veritat, i el Conseller està molt enfeinat, però tal i com estan les coses no seria pas sobrer que fes un esforç i, com a mínim, escoltés al Sindicat, perquè actituds com aquesta, de ser certa, mai es poden permetre, però en la situació actual, és un insult a l’ intel•ligència.

Bernardo Fernández
Publicat e-noticies 11/12/11

04 de desembre 2011

EL PSC Y SU FUTURO


La realidad es tozuda y tal y como vaticinaban las encuestas el PP ha ganado las elecciones generales por una amplia mayoría absoluta. Se cierra así un ciclo electoral horrible para la izquierda en general y para los socialistas en particular. Un ciclo que se inicio con las elecciones al Parlament en otoño de 2010, siguió con los comicios municipales de mayo de 2011y culmina con este descalabro del socialismo en las elecciones del 20 N. En esta ocasión ni el PSC, que hasta el momento había hecho de Cataluña un bastión inexpugnable, ha resistido el tsunami de la derecha, aquí en versión nacionalista y llamada CiU
Con este paisaje de fondo el PSC, entre los días 16 y 18 de este mes de diciembre, debe afrontar su XII Congreso. Sin duda el más importante después del de la fundación del partido en 1978. De este cónclave que ha de ser un revulsivo, debería salir una organización fuerte, moderna eficaz y transparente. Es hora de que la democracia interna funcione y que las decisiones fluyan de abajo hacia arriba. Para ello, hay que realizar debates en libertad, reconocer errores y tomar las decisiones pertinentes de forma democrática, lo que no significa ir a un sistema asambleario. De igual manera, se ha de entender que el debate entre militantes es necesario, pero no suficiente. En consecuencia, son imprescindibles las aportaciones de aquellos que conforman el entorno ideológico. Tampoco hay que olvidar que ha llegado el momento para regular el sistema de elección por primarias.
Después de hacer las reformas internas necesarias, habrá que elaborar una hoja de ruta útil para hacer la travesía del desierto y para que desde el rearme ideológico el PSC llegue a ser la fuerza política hegemónica de Cataluña. Una hoja de ruta que deberá tener como ejes vertebradores la defensa del autogobierno, la convivencia civil y lingüística, así como de la promoción de un catalanismo abierto y plural. De manera simultanea, los militantes del PSC deben encabezar la lucha por la organización territorial y el desarrollo de un Estado federal y, en ese contexto, se debería colocar en la cabecera de la mencionada hoja de ruta la proclamación de la III República, que sin ser un tema urgente, si ha de ser un objetivo irrenunciable.
El PSC debe repensar como conecta con la juventud y como se rehace un discurso ideológico no dogmático que ilusione y que ligue con las nuevas realidades sociales en un mundo postindustrial y globalizado.
Es necesario hacer una apuesta inequívoca por los derechos de las minorías, por un laicismo que fomente la responsabilidad individual y social y con una apuesta por un crecimiento sostenible. También hay que colocar en el frontispicio del ideario la solidaridad intergeneracional a la vez que una actitud exigente pero abierta con la inmigración. Hay que dar la batalla sin cuartel a la discriminación, la pobreza y la marginación. De igual modo, la defensa de los derechos de los más vulnerables ha de ser una de las señas de identidad del PSC.
Asimismo, se ha de dar soporte a los emprendedores, ya sean empresas o trabajadores y se ha de pensar que Europa queremos como gente de izquierdas, puesto que si persiste la deriva neoliberal actual, los problemas que en estos momentos nos asfixian irán en aumento y atenazaran cada vez más a las clases medias y populares.
Por otra parte y dado que la situación de crisis actual en gran parte viene ocasionada por la irresponsabilidad de las entidades financieras, el socialismo catalán, sabedor de sus limitaciones, debería impulsar una banca que actúe con criterios de servicio público. El sistema bancario debe ser un servicio gestionado (o cuando menos orientado) por el Estado. Así, se pondría fin, en buena parte, a la especulación irresponsable que es el origen de la crisis.
Por todo ello, ahora más que nunca el socialismo catalán necesita que la dirección que salga de este Congreso, además de se fuerte y cohesionada ha de estar exenta de liderazgos mesiánicos. Sólo así el PSC podrá recuperar la centralidad y dar respuesta a los retos que como sociedad tenemos planteados. A pesar de los batacazos recibidos la socialdemocracia tiene más razón de ser que nunca. Ya estamos empezando a percibir lo que llevan aparejado las políticas neoliberales, con la desregularización de los mercados y el desmantelamiento del Estado del bienestar, y mucho me temo que esto no ha hecho más que empezar. De hecho, la utopía es consustancial al socialismo. Y tiene razón el poeta cuando dice que: “Sin utopía/ la vida sería un ensayo/ para la muerte…” Quizás por eso Laia Bonet, Diputada al Parlament, escribió: “El nuevo PSC ha de ser amable, digital, moderno, joven, abierto, de izquierdas, catalanista, global, social e innovador”. Que así sea.

Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona 01/12/11

COPAGO ENCUBIERTO


Ya lo tenemos aquí. Tanto tiempo debatiendo, analizando y evaluando pros y contras y el Presidente Artur Mas, menos de 48 horas después de las elecciones del 20-N, cuando ya tenía los votos en el zurrón, nos anuncia recortes en los sueldos de funcionarios y empelados públicos, subidas en el transporte público, en la factura del agua, en los impuestos sobre la gasolina y, como guinda del pastel, un “ticket moderador” en la sanidad, que dicho en román paladino significa copago encubierto.
Tal vez lo que no había previsto el President es que la Federación de Asociación de Farmacias de Cataluña (FEFAC) y el Sindicato de Médicos recordaran al “Govern dels millors” que el sistema de copago sobre los medicamentos con financiación pública es de competencia estatal. En consecuencia, cualquier cambio que se produzca en ese sistema lo ha de realizar el Ministerio de Sanidad. Eso, sin tener en cuenta que una medida de estas características supondría un agravio comparativo con el resto de ciudadanos de otras autonomías.
Quizás sea encomiable el empeño del ejecutivo catalán para lograr el objetivo de déficit del 1,3% del PIB en 2012. Ahora bien, las clases medias no pueden seguir siendo los paganos de la crisis y por tanto los recortes que se están produciendo en servicios y derechos sociales deberían verse acompañados por acciones eficaces en contra de los privilegios existentes en el ámbito fiscal. Así, esos recortes serían menores y se entenderían mejor
De todos modos, resulta difícil creer que el Presidente de Cataluña, antes de hacer pública una iniciativa como ésta del copago encubierto, no esté debidamente informado sobre de quien es competencia. ¿No será que lo qué se busca es un nuevo enfrentamiento con el Gobierno central para desviar la atención de la ciudadanía? El tiempo nos dirá si es que nuestro Govern desconoce sus competencias o tras el anuncio se esconden intenciones aviesas.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 30/11/11

CARTA ABIERTA A UN INDEPE

Apreciado Fulano de tal: Cientos de miles de personas -entre los que me incluyo-, durante más de cinco años, hemos sido asediados con f...